Todo el mundo sabe que si se vive con diabetes tipo 2, el ejercicio es beneficioso no solo para nivelar el azúcar en sangre, sino también para la salud y bienestar en general. Lo más difícil es saber dónde, cuándo y cómo empezar. Obtén más información en medios especializados sobre los riesgos, beneficios y factores que se deben considerar al comenzar una rutina de ejercicio en casa mientras convives con diabetes tipo 2. Nota: siempre consulte a tu médico endocrino antes de comenzar cualquier actividad física.

Beneficios de realizar ejercicio

Los beneficios del ejercicio en casa u otro lugar para las personas con diabetes tipo 2 son bien conocidos. El ejercicio ayuda a mantener un control más estricto del azúcar en sangre, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y otras complicaciones cardiovasculares, mejora los niveles de presión arterial, fortalece los músculos y los huesos, ayuda a mejorar la calidad del sueño y la capacidad del cuerpo para manejar el estrés (Ahora más importante que nunca con esta nueva normalidad a la que nos enfrentamos). Según la OMS, los adultos deben realizar al menos 150 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada (como caminar) o 75 minutos de actividad física de intensidad vigorosa (como trotar o clases dirigidas de impacto medio) cada semana. Al final todos sabemos la importancia que tiene realizar ejercicio en casa o en gimnasios.

Factores a considerar para hacer ejercicio

El mejor tipo de ejercicio es el que se hace con regularidad, por lo que es importante considerar encontrar algo que te guste hacer. Si temes ir al gimnasio, vence ese miedo y descubre clases colectivas que se adapten, recuerda que el ritmo lo pones tu (no lo decimos nosotros, es la filosofía de todos los técnicos y monitores) y quien sabe, a lo mejor hasta se convierte en una nueva actividad social. Si te gusta el aire libre, elabora una rutina de ejercicios en casa (zona exterior) en torno a una caminata y luego una sesión de entrenamiento con elásticos, discos de arena o sacos funcionales. Si te encanta la música, tienes otro ingrediente para lograr la rutina perfecta. Las opciones son infinitas, así que busca una actividad que disfrutes y que puedas mantener.

Tipos de ejercicio en casa recomendados

  • Caminar
  • Entrenamiento de peso / fuerza
  • Pilates
  • Yoga
  • Nadar

Convertir una actividad física en un hábito es la mejor manera de asegurarte que la harás con  regularidad. Combina tu rutina con tus hábitos diarios, queda con amigos, tu pareja o familiares para visitar un centro de Pilates o una sesión saludable de Yoga un sábado por la mañana y camina hasta el centro. Deja el coche aparcado y el monopatín a un lado y visita la tienda, el supermercado o el colegio caminando, aunque no lo creas tendrás más energía para atreverte a un entrenamiento con pesas y fuerza. Crear un hábito de ejercicio es la mejor manera de asegurarse de seguir una nueva rutina.

Da a conocer tu rutina de ejercicios en casa y comparte tus intenciones con familiares y amigos, involucrarlos en tus objetivos te dará una dosis extra de apoyo. Tener personas a tu alrededor que apoyen tu nuevo estilo de vida te asegurará que sigas así, y ellos también se beneficiarán si participan. No dejes la tecnología a un lado, artículos como Rox´s Pro o un Smart watch puede ser de gran ayuda para llevar registro de tus logros y monitorizar tus entrenamientos, mientras te vuelves más saludable.

Precauciones a tomar en cuenta

Si eres nuevo en esto, es importante que lo hagas con calma. Roma no se construyó en un día. ¡Comienza!

También es importante consultar con tu médico o especialista antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios, para asegurarte de que estás lo suficientemente saludable para comenzar. También busca opiniones y consejos de ejercicios recomendados para iniciarte. También querrás discutir cualquier ajuste potencial a cualquiera de los medicamentos para la diabetes antes de comenzar una nueva rutina. Además, asegúrate de tener el vestuario y calzado adecuado para hacer ejercicio, ya que el mantenimiento de los pies saludables es vital para las personas con diabetes.

Por último, asegúrate de estar siempre preparado para el entrenamiento controlando su nivel de azúcar en sangre antes, durante y después y asegurarte de que estás dentro de tu rango. Siempre lleva algún snack en caso de una bajada repentina de los niveles de azúcar en sangre y mucha agua para asegurarte de que te mantienes hidratado y protegido de la hipoglucemia mientras haces ejercicio.

Recuerda la importancia de establecer objetivos realistas para tu ejercicio. ¿Buscas más tranquilidad? ¿Perder peso? ¿Tener una HbA1c más saludable? ¿Pasar más tiempo al aire libre? Enfócate en lo que quieres lograr y orienta tu rutina de ejercicios en torno a ese objetivo. Recuerda, no está mal comenzar poco a poco para no sentirte abrumado.

Si llegaste hasta el final de este artículo estás dando ya el primer paso a una vida saludable, asegúrate de divertirte. El ejercicio consiste en desarrollar hábitos saludables, hacer que tu ritmo cardíaco se acelere y disfrutar mientras haces algo que es bueno para ti. Si no te estás divirtiendo, ¡no lo estás haciendo bien! Asegúrate que lo pases bien y descubrirás que una rutina de ejercicios saludable genera dividendos a corto, medio y largo plazo. 

¡SÚBETE AL CARRO!

Contáctanos sin ningún compromiso para más información sobre materiales o por si quieres recibir una guía más personalizada sobre gimnasios. Puedes escribirnos por correo electrónico a [email protected] o llamarnos al +34 938 355 950.

Contactar con A&F